Emblema de la ciudad

Emblema de la ciudad
Palacio Municipal de 1888

jueves, 15 de septiembre de 2011

Orfebre y técnicas dormidas

Dagoberto Ortíz es autodidacta, explorador de técnicas dormidas, dispuesto a descubrir secretos guardados para expresarlos a través de las grafías que le confiere la historia por la cual la pieza posteriormente hablará con el espectador.
Dagoberto Ortíz nació en San Pedro en 1933. Siendo joven y sin ser socio, el club Náutico le permitía ingresar todos los días. Allí conoció al capitán de un yate que le enseñó a realizar flores con migas de pan. Su innata curiosidad lo llevó a armar esas flores en cerámica ingresando así al mundo de la artesanía, para pasar más tarde a la alfarería, labor que realiza en tiempo completo en la actualidad.
El material de trabajo consiste en un 70% de arcilla, muchas veces del río y 30% antiplástico, que puede ser piedra pómez, arena, arcilla molida o chamote.
Trabaja con una técnica de amasado llamada de chorizo o rodete. Una vez armada la pieza, la deja descansar para el secado; el tiempo de reposo dependerá del medio ambiente. Una vez seca la prepara para la cocción que puede ser en horno con una duración entre 8 y 9 horas empleando leña del mismo tamaño y clase para que la quema sea pareja. Se templa el horno durante cinco horas y después aumenta la temperatura de 100º en 100º cada una hora, hasta lograr la temperatura deseada. Esto incide mucho en la estructura terminada de la pieza. La quema deberá hacerse con 900º y 1000º de calor.
La otra técnica empleada es a cielo abierto, costumbre de los indígenas del Norte Argentino. No en pozo, sino que se arma una horqueta y en ella se coloca la pieza, debajo de la misma se enciende el fuego, utilizando siempre el mismo combustible, leña pareja para evitar la variación de temperatura, que no debe pasar los 700º. El sonido de la pieza terminada es hueco. Este sistema absorbe entre 12 y 14 horas de cocción.
Las piezas son adornadas con dibujos mitológicos indígenas copiadas del libro de Jorge Fernández Chiti. Los modelos de las piezas son réplicas que encuentra en el libro "Aborígenes Argentinos" de Antonio Serrano. También cuando puede viaja a diferentes provincias y visita los museos generar nuevas ideas en Catamarca, San Luis, La Rioja, Córdoba, etc.
Todas sus obras son únicas e irrepetibles y hay una gran cantidad de piezas que representan las urnas funerarias, que los indígenas empleaban para inhumar a niños de corta edad.
Cada año regresa a Catamarca dónde enseña su técnica a niños y jóvenes en una escuela de Fiambalá a cambio de casa y comida.
En esta provincia forma parte de la fiesta del poncho, representando a la comarca de Fiambalá con sus cerámicas.
En 1999 participa en la 9º Feria Latinoamericana de Artesanos en Porto Alegre. Ese mismo año formó parte de los Torneos Abuelos Bonaerenses, en Mar del Plata, obteniendo el primer premio de cultura en el rubro alfarería. El premio consistió en un viaje a Europa, quedando algunas de sus obras expuestas en la embajada de Italia y Suiza.
Cada Sábado y Domingo se lo encuentra exponiendo en la plazoleta Fray Cayetano Rodríguez o en Sarmiento 615
Publicar un comentario